La opción más saludable no es tan obvia

mas saludablee.jpg

Ya todos sabemos que el pollo a la plancha tiene menos calorías que el apanado, que "hay que pedir la vinagreta aparte" para echarle solo la mitad a la ensalada, y que comer en la casa es mejor que salir o pedir porque “así controlas todos los ingredientes." Ya todos sabemos cómo se ve un plato balanceado, y qué ingredientes son más saludables que otros. Ya todos sabemos, porque si no es el artículo en la revista, es el comercial en televisión, o la niña de Instagram, o el médico, o todos los anteriores, los que nos llenan de información para que siempre sepamos cuál es la opción "más saludable", como si la comida fuera únicamente un tema de calorías y nutrientes, y como si la salud se resumiera en un plan de alimentación. 

Esa idea de la opción "más saludable" es lo que vengo a retar hoy. No existe. O por lo menos, no existe de la manera como nosotros la idealizamos, porque la opción más saludable depende de cada persona y de cada situación. Desde el estado de ánimo hasta el ambiente, hay muchísimos factores que no se pueden controlar y que siempre están cambiando, y todos afectan la manera como lo que comemos nos afecta.

Por ejemplo, consideremos este escenario: Si estás con tus amigos en una pizzería deliciosa que te encanta, y están pidiendo pizzas para compartir entre todos, es posible que la opción más saludable en este caso sea disfrutar de la pizza y la compañía, en vez de pedir una de las dos ensaladas de la carta (como recomiendan hacer muchos artículos y cosas por el estilo). Sí, en términos únicamente nutricionales puede que la ensalada sea más nutritiva- tiene más fibra, seguro tiene un mejor balance de macronutrientes. Pero si pedirla te va a generar el estrés de estar pensando que lo que realmente querías era la pizza, y que te sientes incómoda porque no te gusta ser la única no comiendo pizza; y si la ensalada no te va a satisfacer porque no era lo que realmente querías, y entonces seguro después vas a llegar a tu casa a hacerte o "postrecito saludable" o comerte el paquete entero de granola y quedar incómodamente llena más no satisfecha aún, ¿cuál es realmente la opción más saludable?

Otro ejemplo: Levantarte temprano el sábado a salir a trotar puede ser más saludable, técnicamente, que salir a rumbear el viernes y levantarte tarde el sábado, posiblemente un poquito enguayabado. Pero eso es si solo tienes en cuenta lo más obvio de la salud- ejercicio y comida. Pero, ¿y las experiencias positivas? ¿y las relaciones interpersonales? ¿y la emoción por la vida? Y no me malinterpreten, yo sé que hay personas a las que las hace muy felices salir a trotar todas las mañanas, y mi intención no es decir que creo que eso esté mal. Obvio no. Cada cual. Simplemente quiero decir que la salud se ve diferente en todos, y que las decisiones que promueven esa salud individualizada también varían mucho. 

Lo "más saludable" es muy relativo a la situación, porque la salud es mucho más que comida y ejercicio. Si intentar controlar la comida y el ejercicio constantemente te está generando estrés, esa comida "limpia" y rutina de ejercicio "efectiva" dejan de ser saludables. Si estás comiendo tan "saludable" que le coges miedo a ciertos alimentos o situaciones en las que vas a estar expuesto a esos alimentos, esa comida deja de ser saludable. Si tu estilo de vida te está haciendo pasar menos tiempo con las personas que quieres y haciendo cosas que disfrutas, eso no es un estilo de vida saludable. No subestimes la importancia del bienestar emocional solo porque lo otro parece más fácil de controlar. 

ETSC0126.JPG