Compostando ando

IMG_3939.jpg

¿Qué es el compostaje?

El compostaje es el proceso por el cual se obtiene abono orgánico (compost), mediante la descomposición aeróbica de residuos orgánicos. Es decir que sí, compostar es guardar parte de la basura (ya les voy a explicar qué parte), en un contenedor de material poroso o con poros (y en mi caso, muy lindo también), para que se descomponga (NO que se pudra- son dos cosas diferentes), y de ahí obtener abono. Es decir que sí, me enloquecí. Mentiras que no. O de pronto sí, pero en cualquiera de los dos casos, no me parece una idea tan extraña. Es más, me parece hasta lógico.

El hecho de que mas del 30% de la comida en Colombia se pierda, al mismo tiempo que hay niños muriéndose de hambre, es una realidad que no me deja de pesar, y por ese motivo, soy consciente de la comida que se desperdicia en mi casa (tengo un post sobre cómo reducir esto aquí.) Además, en mi casa reciclamos meticulosamente- todo lo que se pueda reutilizar, le encontramos utilidad; y todo lo que se pueda reciclar, lo lavamos secamos, y separamos. De pronto es por esa disciplina en la que siempre me ha insistido mi mamá de separar bien el reciclaje, que juntar las cáscaras y semillas de frutas y verduras- las cosas naturales- con cosas como empaques no reciclables como si fueran la misma “basura”, me parecía como incoherente.

Los residuos orgánicos no son basura, son eso- materia orgánica. Vienen de la tierra y lo lógico es devolverlos a la tierra. Compostar es sencillamente apoyar el ciclo natural de la vida; usar parte de lo que viene de la tierra, para luego alimentar la tierra, para que la tierra pueda producir más alimentos. Si lo pensamos bien, es hasta bonito. Y así no le veas el lado poético, no se puede negar el hecho de que reducir la basura debe ser uno de los propósitos de todos. Sobre todo los que vivimos en Medellín, donde, en resumidas cuentas, nos estamos quedando sin donde depositar ~esconder~ la basura. Si te interesa saber más de esa problemática, lee este articulo de Semana escrito en el 2013 (¡!!) y éste del año pasado.

 

 

¿Qué necesitas tener?

  • Una compostera*, que puede ser un recipiente hecho específicamente para este propósito, o simplemente cualquier recipiente de material poroso o con huecos, para que pueda entrar aire, ya que la descomposición debe ser aeróbica.

  • Un lugar donde no de luz del sol directa ni llueva donde poner la compostera.

  • Residuos orgánicos como cáscaras de frutas y verduras, semillas, tallos, frutas y verduras que se te dañaron y ya no te vas a comer, cáscaras de huevo, las hojas de las fresas, la piel de las papas, lo que queda después de hacer café, las bolsas de té usadas o lo que queda de hacer té suelto, los limones ya exprimidos, etc., etc.

  • Residuos secos como papeles, recibos, cajas de cartón, periódico, cucharas de madera de las heladerías sostenibles, hojas de matas y flores fallecidas, palillos de madera, los tubos de cartón del papel higiénico, etc., etc.

  • Una pala para revolver.

*Cuando digo que se necesita una compostera para hacer compost, estoy hablando del compostaje urbano. En todo este artículo, puedes asumir que cada que digo compost, hay un “urbano” seguido que omití para que fluyera más. La realidad es que para compostar no se necesita un recipiente- se puede hacer al aire libre. Es más, la mayoría de los campesinos y en la mayoría de fincas se acostumbra hacer compost- simplemente hacen montañas con todos los residuos orgánicos y dejan que se descompongan para luego usar de abono, pero en las casas y apartamentos en las ciudades esto no es viable.  

 

 

¿Qué necesitas hacer?

  • Sinceramente, no mucho. En teoría, para que el compostaje funcione, debe haber un ambiente propicio para el desarrollo de microorganismos, que son los que van a ayudar a descomponer tus residuos. Para esto, debe haber un equilibrio de materia húmeda y seca, y un balance entre de Nitrógeno y Carbono. Esto suena más complicado de lo que es. Lo que significa es que debes agregar tanta materia seca como húmeda, es decir, 50% residuos orgánicos y 50% papeles, maderas, aserrín y etc.

 

Ahora, en la práctica, ¿Qué necesitas hacer?

  • Cuando estás cocinando, mantén una coca donde vayas guardando los residuos de las frutas, verduras, y hortalizas.

  • En tu cuarto u oficina, mantén una bolsa donde vas guardando papeles, recibos, cartones, etc.

  • Además, guarda los periódicos y ojalá, compra una bolsita de aserrín para tener una pequeña reserva en caso de que estés mal de materia seca.

  • Para empezar a compostar, debes poner una capa de materia seca en el fondo de la compostera, luego agregar los residuos orgánicos que tengas para taparla, y luego cubrirlos con otra capa de materia seca. De ahí en adelante, cada que tengas residuos orgánicos (que generalmente es cada que cocines), los agregas a la compostera, junto con algo de materia seca para balancear la humedad, revuelves, y agregas un poquito más de materia seca para cubrirlo.

  • Si no tienes tiempo de hacer esto cada que cocinas, simplemente mantén una coca donde puedas guardar los residuos en una esquina de la cocina donde no estorbe hasta que tengas tiempo. Es cero grave. Si lo vas a dejar más de un día, métela a la nevera para que no se te llene la cocina de mosquitos.

  • Un truco para mantener el balance de humedad es coger un puñado, apretar, y: si caen unas pocas gotas de agua, está bien; si no cae agua, agrega un poquito de agua y revuelve; y si cae mucha agua, agrega más materia seca y revuelve.

 

¿Huele a podrido?

No. Cuando lo abres, huele un poquito a alimentos descomponiéndose (lógicamente), pero no es como que un olor fuerte emane de la compostera. Relax.

 

 

¿Qué puedes hacer con el compost?

Usarlo de abono para tu huerta urbana, regalarle a tu vecino que cultiva ajíes, echarle a tus matas para que se pongan más hermosas, echarle a los arboles alrededor de tu casa, abonar tus orquídeas para que duren más florecidas, regalarle a tu vecino que colecciona bonsáis, entre otros.

 

 

¿De dónde saqué todo esto?

Cami, la creadora de Vivaracha Compost, me lo enseñó. Vivaracha es un proyecto hermoso que busca hacer el compostaje urbano más accesible educando y concientizando a las personas, y además vendiendo composteras de cerámica. La cerámica es un material ideal para este propósito ya que deja que se filtre aire, y es muy conduciva al crecimiento de microorganismos. Además, es muy bonita, lo que hace la idea de tener un recipiente en tu casa donde se descomponen cosas, menos intimidante. Cami y Vivaracha invitan e inspiran a las personas a cambiar la forma como se relacionan con sus residuos, a llevar una vida más sostenible, a integrarse más en los ciclos de la naturaleza, y a reducir la basura para ayudar a construir un mundo mejor.

Mi compostera es de Vivaracha y me encanta porque además de ser hermosa, tiene 3 niveles, lo que permite tener 3 estados diferentes de descomposición. Esto facilita el proceso, y es muy bacano comparar la compostera de más arriba que tiene los pedazos de cascaras y manzanas mordidos, con la de más abajo que ya es prácticamente tierra. Adicionalmente, el soporte al cliente es excelente- Cami es experta en el tema y me ha acompañado en todo el proceso, respondiendo todas mis dudas.

 

 

¿Es muy difícil?

No. La compostera es cero temperamental. En teoría, lo ideal es revolver la de más arriba (la menos descompuesta) todos los días, la de la mitad una vez a la semana, y la de abajo como una vez cada 15 días. Pero yo, en medio de mi indisciplina, revuelvo la de arriba en promedio día de por medio, e igual me funciona. Siendo muy sincera, la he dejado olvidada 1-2 semanas y no ha pasado nada. Además hubo un tiempo en el que la de la mitad como que no progresaba y no sabía que estaba pasando hasta que caí en la cuenta que llevaba como 1 mes completamente seca, y por eso no descomponía. Simplemente le eché agua, revolví, y listo, ella continuó con el proceso. Como en todo, no hay que tomárselo tan en serio, hay que tener paciencia, tenerse paciencia, ir aprendiendo en el camino y aceptar ayuda y consejos de los que saben más.

 

 

Razones para compostar:

  • Reducir la basura.

  • Hacernos una parte más activa del ciclo de la vida.

  • Tener abono 100% orgánico y natural.

  • Aportar a la restauración de la fertilidad de la tierra.

  • Ser más conscientes de nuestra alimentación. La compostera, como nosotros, necesita una gran variedad de frutas y verduras para estar saludable, ya que cada una aporta nutrientes diferentes. Así que para compostar bien, debemos comer bien, ya que nuestros residuos orgánicos son los fantasmas de nuestros platos, y eso me parece muy bonito.

  • Ser más conscientes de la basura que producimos. Cundo empiezas a compostar, a usar parte de tu “basura” para un propósito tan útil y bonito, te empieza a dar como pereza tener que botar las cosas que no son reciclables ni compostable en esa caneca sospechosa que no sabes bien donde va a dar.

  • Llevar una vida más amigable con el medio ambiente.

  • Mejorar la calidad del aire, reduciendo la cantidad de basura que su quema y emite gases invernaderos y tóxicos. Los vertederos de basura son de los mayores emisores de gases invernaderos.

  • Es muy emocionante ver como lo que uno considera “basura” se va convirtiendo en el abono perfecto para hacer que otras cosas puedan crecer y prosperar. Metáfora de vida.

 

Consideraciones finales:

Yo me imagino (me toca imaginarme, porque contrario a lo que mis intereses parezcan indicar, no tengo tantos años y no me tocó) que seguramente, cuando surgió la idea de reciclar, muy pocos lo hacían y a la mayoría de las personas les parecía cosa de ambientalistas hippies; y hoy en día, el raro es el que no recicla (Yo sé que eso es un poquito idealista y que todavía hay muchas casas en las que no se recicla, pero es que eso no lo entiendo y por propósitos de que mi analogía funcione, hagamos de cuenta que es así.) Entonces yo sinceramente creo que compostar es el nuevo reciclar, y que muy pronto lo vamos a normalizar. Mi intención con este post es mostrarte a ti que la verdad no es ni tan intimidante, como parece; por lo contrario, es una manera muy linda de convertir “basura” en vida.

 

IMG_2720.JPG