No te compares

No te compares. Con tus hermanos, con tus primos, con tus amigos, con las personas en las revistas, con tus compañeros en la universidad, con los personajes de las películas. Pero sobre todo, lo que te quiero decir hoy, es que no te compares con las personas en Instagram. Yo creo que, en general, ya todos mas o menos sabemos lo suficiente como para no compararnos con los cuerpos de modelos en las revistas y las vidas perfectas en las series de televisión. Porque existen cámaras y luces profesionales, equipos enteros de maquillaje y embellecimiento, y Photoshop;  y porque los personajes de las series no existen. Pero las personas de Instagram sí. O mejor dicho, las personas detrás de las personas de Instagram sí. Y navegar el mundo de la virtuo-realidad, saber distinguir entre lo real, lo falso, todo lo del medio, y, más aun, poder diferenciar entre inspiración y comparación es mucho más complicado de lo que parece.

 

Instagram es un “highlight reel”. Un portafolio de los momentos destacados, sea lo que sea el enfoque de la página. Si es un Instagram sobre comida, son los platos más ricos o elaborados; si es sobre estilo de vida, las experiencias; sobre moda, las mejores pintas; viajes, las vistas, momentos, lugares más espectaculares, y etc., y etc. Hasta en las cuentas personales, las que tenemos solo para seguir y que nos sigan nuestros amigos y conocidos, ponemos son las fotos en las que salimos más lindos, los momentos en los que somos más felices. Y NO estoy criticando esto. NO me parece que tenga nada de malo querer compartir lo bueno. Así como llamamos a la amiga a contarle cuando nos pasa algo emocionante, compartir los viajes y cumpleaños y logros y novios y familias en redes sociales es otra forma de celebrarlo. Además, cada quien puede publicar lo que se le de la gana en sus redes personales. Y punto.

 

Eso por un lado. Por otro, las cuentas que tienen un tema o propósito específico, como las que estaba mencionando de comida, moda, etc., pues válgase la redundancia, tienen un propósito específico. Es decir que si son sobre recetas, pues su propósito es compartir recetas deliciosas para inspirar a las personas a cocinar más y a prepararlas. Por eso, no tendría mucho sentido que compartieran las recetas fallidas, las galletas quemadas, los platos poco provocativos, o los almuerzos de cereal y leche. Pero eso no quiere decir que esos momentos no existan. Y yo creo que racionalmente, cuando lo analizamos, todos entendemos que la persona con el Instagram de recetas no come platos súper elaborados, de tres tiempos, con ingredientes exóticos, en las 3 comidas del día. Obvio. Pero cuando navegamos nuestro “feed” y todas las fotos que vemos son así, y no consumimos esta información de manera consciente, es muy fácil comparar esos platos con tu desayuno de arepa medio quemada y sentirte como que de pronto estas haciendo algo mal. Esto es solo un ejemplo, que se puede aplicar a muchos aspectos diferentes del tema. Para explicarme un poquito mejor, y porque hace poquito descubrí a @ana_listas en Instagram y ya quiero ser ella, les voy a hacer una lista.

 

Razones por las cuales no tiene sentido compararte con las personas de Instagram:

  1. Si solo come sin gluten, sin lácteos, sin harinas refinadas, sin aceites hidrogenados, sin azúcar adicionada, y con un balance perfecto de proteínas, grasas, y carbohidratos, primero que todo, una foto de un plato al día no es un reflejo de su alimentación entera. Puede que quiera compartir ese tipo de recetas para inspirar a las personas a comer saludable, entonces cuando se hace un plato así, lo comparte, y cuando no, no lo comparte porque ese no es el motivo de su página. Puede que almuerce eso, pero de postre se coma una cosa que no tenga todas esas características, tu no sabes. Puede que tenga un desorden alimenticio. Puede que tenga muchas intolerancias y alergias y no pueda comer de otra forma. Puede que crea que ese es el tipo de fotos que reciben más likes, entonces eso es lo que comparte. Puede que esté intentando controlar minuciosamente todo lo que come porque tiene muchos problemas y ese es su mecanismo de defensa. En cualquiera de los casos, solo porque parezca que coma de una forma, no significa que tu tengas que comer así. Es más, no significa nada. Los gustos, costumbres, hábitos, necesidades, todo cambia de persona a persona. Hasta para una misma persona, de día en día.

  2. La del Instagram de moda que sale con pintas diferentes y espectaculares en todas las fotos, seguramente también tiene sus días de blue jean, tenis, y camiseta blanca.

  3. La que siempre pone fotos con el novio haciendo picnics románticos y con fondos hermosos en viajes, no siempre está haciendo eso, simplemente publicó fotos haciendo eso. Puede que pelearon justo antes de tomarse la foto dándose un pico en el cachete, puede que el picnic haya sido un fracaso, puede que la mayoría del tiempo lo pasen es viendo Netflix, pero cuando se fueron de viaje juntos, se tomaron fotos y las compartieron, porque ¿Quién se toma fotos mirando Netflix en pijama? No quiere decir que tu relación sea peor o mejor.

  4. El ángulo, la luz, la pose, los filtros, el bronceado, el vestido de baño, todos son variables que influyen en la foto perfecta en bikini.

  5. El Photoshop no solo lo usan los editores de revistas. Las aplicaciones para editar fotos de los celulares son una cosa DE LOCOS. ¿Quieres labios mas llenos, cintura mas delgada, tetas mas redondas, dientes más blancos, piel más bronceada, hasta ojos más azules? No te demoras más de 5 minutos. En serio. No creas todo lo que vez.

  6. La que tiene el cuerpo, cara y pelo perfecto, no necesariamente tiene la vida perfecta. Solo porque a ti te parezca que cumple un ideal de belleza, no significa que ella se sienta así. TODOS tenemos nuestras inseguridades. Además, ser lindo no lo es todo, en serio; cumplir con los estándares de belleza de la sociedad no te asegura ni felicidad, ni éxito en el trabajo, estudio, en las relaciones. Hay miles de otras cosas con las que puede estar lidiando, no asumas.

  7. Que una persona que sigues coma 1/3 de taza de avena y tu ½ , no significa nada. Tus necesidades son diferentes, no sabes ella qué mas está comiendo, como es su actividad, sus requerimientos, miles de otras cosas que influyen.

  8. La modelo de fitness con los cuadritos y las nalgas de paradas que siempre está en el gimnasio, se dedica a eso. Su trabajo es entrenar en el gimnasio, tomarse fotos y videos y compartirlas. Ella decidió dedicarse a cultivar el físico, entonces tiene mucho más tiempo que tu para hacerlo. Si entrena todo el día, es porque se dedica a eso. Tú no, entonces no tiene sentido comparar tu proceso con el de ella.

  9. Si en sus historias siempre está en un restaurante nuevo, un almacén cool, un evento super alternativo, no quiere decir que siempre esté haciendo eso. Las “historias” de Instagram se guardan por 24 horas, así que, en teoría, son una vista a un fragmento de 24 horas en la vida de una persona. Un “día en la vida”, por así decirlo. Pero no. Nadie pone su día entero. Es imposible, y sería demasiado aburrido. Te muestra lo interesante, porque es lo que te quiere compartir. Quiere que conozcas los restaurantes nuevos, te quiere recomendar almacenes, quiere apoyar emprendimientos y proyectos, y por eso te los comparte. Te comparte lo que cree que te pueda interesar, porque de eso se trata.

  10. Todos los cuerpos son diferentes. No en la manera poética de que las diferencias son lo que nos hace hermosos y que el mundo es mas lindo porque todos somos diferentes (aunque eso también), si no en términos de genética y estética- cada cuerpo está hecho muy diferentes, desde la forma y grosor de los huesos, hasta lo largo del tronco, el ángulo de las rodillas, todo. Tu cuerpo nunca va a ser igual al de la de la foto en vestido de baño, porque no está construido así. No se trata de flacura, ni de hacer sentadillas para sacar nalga. Si vas al gimnasio y haces dietas porque quieres manipular tu cuerpo para que se vea como el de la vieja de la foto, vas a vivir toda tu vida decepcionado, porque lo más probable es que por mas peso que ganes o que pierdas, no va a pasar. Ajusta tus expectativas. Y aquí es donde me pongo poética- porque tu cuerpo es perfecto tal y como es, y lo tienes que amar porque es el que te permite vivir, reír, sentir. Deja de pelear con él, no se merece que lo trates así.

 

Hay un sin fin de fotos y de circunstancias detrás de las fotos, el punto es que no creas todo lo que ves, y que no creas que todo lo que ves es lo mejor. Tú eres suficiente, y tu vida es suficiente. No se tiene que ver como la vida de las personas que sigues a las que admiras. Todas las personas somos multifacéticas y complicadas y cambiantes y es muy difícil capturar todo en las redes sociales. No se trata de ser in-genuinos, simplemente es imposible condensar la vida entera en una serie de fotos, videos y palabras. Y no solo eso, pero como dije, el propósito de todas las personas detrás de las personas de Instagram no es ser vulnerables y reales e imperfectos, y eso está bien. Compartir lo malo da mucho miedo, y no todos estamos dispuestos o no se nos da la gana de hacerlo. Compartir lo aburrido es aburrido, y muchos queremos que nuestras cuentas sean fuente de inspiración e información interesante. Pero ya sea intencionalmente- porque no voy a decir mentiras, sí hay muchas personas que buscan mostrar una imagen perfecta para aparentar una vida diferente a la real- o no intencional ni con malas intenciones, la vida de las personas detrás de las personas de Instagram no es exactamente como la vida de las personas de Instagram.

 

Entonces propongo dos cosas. Dejemos de seguir las cuentas que nos hacen sentir mal con nosotros mismos. Las que sabemos o sentimos que son falsas, totalmente editadas y curadas para aparentar cosas que no son reales y perpetuar estándares ridículos, porque “¿pa’ que eso?”, y también las que de pronto son más reales pero que igual nos dejan sintiendo menos que suficientes cada que vemos sus fotos, sin importar si la persona se ve querida y nos da pesar. No es personal. Y lo otro, seamos más conscientes cuando miramos nuestros “feeds” en Instagram, teniendo siempre presente que lo que estamos viendo es una parte muy chiquita de la vida de la otra persona, una parte que ella decidió compartir con el mundo. Todos somos diferentes, tenemos sueños, metas, sentimientos, circunstancias, gustos, personalidades diferentes. Los logros, la belleza, la felicidad de los demás no le resta a la tuya. Aprendamos e inspirémonos de los demás sin sentir que somos insuficientes por no ser o tener lo que ellos sí. Celebremos lo bueno de los otros sin sentirnos amenazados.  

IMG_0034.PNG