Hacer ejercicio es un privilegio

Hoy corrí mis primeros 10k. A mí no me gusta trotar, no soy la más deportista, y no precisamente entrené para la carrera. Simplemente accedí a retarme porque me gusta mucho la causa y razón de ser de la Carrera de las Rosas, y porque supuse que iba a caminar la mayoría del tiempo y a mi me encanta caminar. Y, pues, porque creí que iba a hacer los 5k pero mi papá nos inscribió a los 10.  El punto es, que troté 10 kilómetros seguidos por primera vez en mi vida (0:58 wooooo), y llegué a dos conclusiones mientras lo hice.

 

La primera, que soy capaz de mucho más de lo que creo. Yo con toda sinceridad no creí que fuera capaz de trotarlos todos; planeaba trotar los primeros 5, después caminar el resto con unos intervalos de trote si me animaba. Pero pasamos el letrero de 5km y no lo ví, y cuando llegamos al de 6km caí en cuenta de que era una bobada parar solamente porque había decidido desde antes que no iba a ser capaz. ¿Por qué no? Además, yo no sabía lo emocionante que es correr entre un grupo tan grande de gente, personas de todas edades y habilidades deportivas, pero en serio es muy motivador. Entonces seguí. Y yo sé que para muchos 10km no son nada, pero para mí sí, y si nosotros no celebramos nuestros propios logros, entonces ¿quién lo va hacer?

 

Lo segundo- y no quiero ser una frase inspiracional entonces por favor lean la explicación entera antes de descartar la reflexión porque no sé como decirlo sin que suene cliché- es que hacer ejercicio es un privilegio. La carrera la organiza ModoRosa, que es un movimiento en pro de la detección temprana del cáncer de mama, entonces la idea es que todos los que la corren, lo hagan por alguna mujer de sus vidas que aman, ya sea que haya tenido cáncer, que tenga cáncer, o que simplemente quieren demostrarle lo importante que es y pedirle que se haga el autoexamen, en caso de que alguna vez le dé cáncer. Yo la corrí por mi prima Cristina. Si me conocen, probablemente ya se saben la historia, y si no, aquí les tengo el resumen: Hace casi 6 años, a Cris, mi prima y media naranja, le encontraron un osteosarcoma en el fémur derecho. Le hicieron tratamiento con quimioterapia un año, le reemplazaron el hueso por uno de metal, y luego la declararon “cáncer-free” (un poquito más complicado y tormentoso que eso, pero la historia no es el punto de hoy). El punto es que Cris está saludable, feliz, viviendo y disfrutando, y hay muy poquitas cosas que no puede hacer (porque ella es el tipo de persona que hace todo lo que se propone- tanto por terca como por perseverante), pero una de ellas es trotar. La prótesis que le pusieron puede estar hecha del mismo material que el traje de Ironman (teoría que tenemos pero que no está sustentada de ninguna forma), pero no está hecha para trotar. Y eso no es el fin del mundo, y hay miles de personas en situaciones peores, y es una cosa chiquitica casi insignificante rodeada de un mar de cosas para agradecer. Pero igual, cris no puede trotar, y yo sí. Entonces hoy mientras trotaba, estaba pensando en eso. En que cris no puede trotar porque tiene una prótesis en la pierna, y que hay personas que no pueden trotar porque no tienen piernas, y otras que no pueden trotar porque no se pueden parar de la cama, y otras que no pueden trotar porque ya no están. Poder trotar, poder hacer ejercicio, es un privilegio. No es una obligación, no es una forma de castigar al cuerpo o de manipularlo para que se vea de la forma que creemos que se tiene que ver, pero una celebración de todo lo que es capaz de hacer, lo que hace todos los días por nosotros. En vez de forzarte a ir al gimnasio o a salir a trotar porque crees que tienes que quemar tantas calorías para “merecerte” comer, o para castigarte porque comiste más de lo que crees que deberías, has ejercicio porque te quieres, porque valoras tu salud. Si no te gusta ir al gimnasio, no vayas al gimnasio. Si no te gusta trotar, no trotes. Encuentra un ejercicio o una actividad que disfrutes, y hazla. Contrario a lo que las redes sociales nos hacen creer, no hay que levantar pesas 3 veces a la semana y hacer una hora de cardio 4 para ser saludables. Sí, la actividad física es importante, pero seguir una rutina al pie de la letra no. Camina, has yoga, juega tenis, nada, o ve al gimnasio si eso es lo que te gusta; ¡has ejercicio! Pero no porque tienes, sino porque puedes.

image1 (5).jpeg